Incendio de 1884 y 1885


En  abril de 1884 y noviembre de 1885 se produjeron por lo menos cinco incendios con características catastróficas en Iquique.

El 17 de abril de 1884 se quemaron las carboneras de la comisaría general de guerra, que estaban situadas a una milla de la ciudad.  El jefe de policía tuvo que obligar a los bomberos a que concurrieran a apagar el incendio.  Estos perdieron casi todo el material en la extinción.

El 7 de junio del mismo año, otro incendio que duró alrededor de tres horas, redujo a escombros siete manzanas de viviendas.

El 28 de septiembre de 1885 se consumieron otras siete manzanas de casas, en la misma ciudad.  Esta vez el fuego comenzó en la vivienda de una costurera.  Se quemaron los mejores inmuebles y los cuarteles de las compañías de bomberos Germania y Ansonia.

El 4 de noviembre del mismo año hubo otro incendio y el 26 de diciembre uno más.

Esto obligó a las autoridades a dotar a Iquique de agua para la extinción de incendios.  Se instaló una cañería que recorrió la ciudad de poniente a oriente, llevando agua del mar, sirvió, además, para desagüe de las aguas servidas de las casa particulares.  El sistema estuvo en uso el 21 de mayo de 1886; disminuyendo desde esa fecha los siniestros de este tipo en Iquique.