​Patricio Advis


Arquitecto.

Presentación de libro de Advis, por Bernardo Guerrero.No quiero referirme al libro. Eso lo harán ustedes cuando lo compren y lo lean obviamente.

Quiero destacar el lado izquierdo de la ecuación que todo libro tiene. Esto es lo del autor.

Al Patricio Advis se le conoce, sobre todo, por su obra arquitectónica. Demás está decir que es arquitecto, pero yo quiero subrayar su condición de historiador, que se basa sobre todo en el auscultar el período colonial de la región de Tarapacá. Su libro que lanzáramos hace años aquí mismo sobre la Iglesia de Matilla confirma la idea de ver a Advis como historiador. Tiene otro sobre el paso de Diego de Almagro por Tarapacá que esperamos verlo pronto.

El Pato pertenece a la noble familia de los Advis que es, un apellido repetido a la hora de la historia de Iquique. Digo repetido, pero quiero decir activo y constantemente presente. Por ejemplo, la Cantata Santa Maria de Iquique es de un Advis, de Luis, hermano de Patricio.

El rigor cartesiano es un hábito en él. Minucioso y desconfiado en el mejor sentido de la palabra, hurga sobre archivos y viejas fotos tratando de encontrar la cronología exacta de la historia. Amigos de Advis, dicen a propósito de su rigor y de un libro de Almagro que aún no lo publica, ya que le falta un dato: saber cual era la temperatura de ese día en la quebrada de Tarapacá. En eso está, y ese rigor es envidiable.

En el Diccionario de Iquique se lee acerca del Pato:

Advis, Patricio: Hijo pródigo de Iquique. Arquitecto e historiador. Suele recitar versos de su autoría y de otros en las noches del Wagón. Su camisa azul manga corta, es parte ya de su personalidad. Fuma que da gusto. Hombres como él están en estado de extinción. Cuidémoslo.