​Los Socavones de Pica


Cuando los españoles vinieron a establecerse en estos lugares, no tuvieron acogida por los naturales, por lo que se trasladaron a Matilla, donde fundaron una población. Uno de ellos, se enamoró de la hija del cacique de Pica, solicitándola para casarse, a lo que se negó el cacique.

Dámaso Morales, que así se llamaba el español, insistió en su petición, obteniendo esta vez mejor resultado, con una condición tan difícil como imposible. El cacique le dijo a Morales que no tendría inconveniente en cederla la mano de su hija, siempre que le hiciera florecer el valle entre Pica y Matilla, lo cual fue para éste más terrible que la simple negativa anterior.

Morales se puso a construir el primer socavón que se hizo en esos lugares, obtuvo agua, hizo florecer el valle y se casó con la hija del cacique.

Los indios a ciertos hilos de agua los juntaban en unas represas que llamaban cochas, el español siguió esa veta horadando la piedra y la hizo seguir un cauce hasta las cochas que se vieron aumentadas en su caudal, el valle reverdeció y fue una flor en la arena, lo que quiere decir Pica.
Imagen En: Juan García Ro (2015). Leyendas del Norte Profundo (p. 27 y 28). Vallenar: Ediciones Mediodía en Punto.