La Muerte Viaja en Yola


Motivados quizás por la reciente realización del Nacional de Remo en Iquique, cinco jóvenes del Liceo de Hombres, inscritos en el Sportiva Italiana, el día 7 de octubre de 1959 deciden empezar a practicar este deporte. Llegan al Club de Botes, se suben a la Yola de 4 remos con timonel cuyo nombre era La Genoveva y se largan a remar.

Los jóvenes eran cinco. José Tejida de 18 años, Humberto Astudillo Valdés de 16, Irán Corté de 19, Martina Lioi de 16 años y Luis Pozo Contreras de 15 años. Los cuatro primeros desaparecieron. A eso de las 22.30 horas, fue encontrado sobre la yola dada vuelta,  congelado y semi-inconsciente Luis Pozo Contreras. Fue el único que se salvó.