​El Erika


El esplendor del Erika fue en los años 80. Los Pasteles Verdes de Chimbote se hicieron famosos con su «Hipocresía», toda vez que Emmanuel cantaba «Ahora me voy» y nuestro Carlos «Sentimiento» Avalos le cantaba a su «Amigo Portuario». Antesala de la Casa de Rejas, esta fuente de soda, que en otrora se llamó «Río de Janeiro», fue administrada por Antonio, un hombre generoso en el más amplio sentido de la palabra.