​Tragedias


Imagen Terremotos, maremotos e incendios: Somos hijos de la tragediaLos iquiqueños vivimos un crecimiento económico y una bonanza, que discutible o no, es real. O al menos, así lo sentimos. Tenemos accesos a bienes y servicios que antes eran imposible, tan siquiera de soñar. El automóvil y el celular, el internet y el mall, son lugares y objetos que nos nos dan la condición de «ciudadanos desarrollados». Sin embargo, conviven con esa alegría, el peligro de un terremoto con sus fenómenos asociados como maremotos e incendios. 
La historia sísmica de Iquique, es rica en estos fenómenos, por lo que la ocurrencia de un sismo es probable, no sólo por el dato histórico sino que también por la concentración de energía en las placas del Pacífico. La posibilidad de un evento así, puede que ocurra hoy o en diez años o más. Pero, lo que importa es ver de que modo, la población integra ese dato en la construcción de su identidad.Un volcán activo: Erupción del Huaina Putina en 1600Nuevo Sismo en el Norte el año 1878Marejadas en el Norte el año 1895Epidemias en 1907 y 1908 El cielo se viste de rojo: los incendios en IquiqueDesde el año 1860 empezaron á sucederse los incendios; pero no se conserva un dato exacto acerca de ellos, sino desde el año 1873, en el cual tuvo origen el incendio de la Iglesia Matriz, situada en lo que hoy es la plaza Arturo Prat (Filgueira, 1888: 14).

Los incendios son parte de nuestra historia regional. La anécdota cuenta que cada vez que un iquiqueño regresa a la ciudad, por lo primero que pregunta es si hubo incendios. «Amagos e incendios declarados» son parte del habla de nuestra ciudad. Los bomberos son personajes naturales de nuestro hábitat al igual que su generosidad. Le debemos, precisamente al bomberos Dimas Filgueira los relatos más conmovedores de los grandes incendios que  han habido en la ciudad, sobre todo de aquellos que se produjeron a consecuencia de los grandes terremotos del siglo pasado. He aquí los incendios más dantescos que registra la historia regional. ¿Pero porqué tantos incendios en la ciudad? Que mejor que una voz autorizada para ensayar una explicación. Escuchemos los que nos dice el bombero Dimas Filgueiras:

«Los vientos que reinan en Iquique, los cuales influyen de un modo directo sobre la mayor ó menor extensión de un incendio, son: desde las 6 A.M., hasta las 10 de la mañana corre una ligera y tenue brisa del Norte ó N.O. y después sobreviene la calma hasta que, rolando el viento por el Oeste, empieza la virazón del S.S.O. y á veces del Sur, á las 12 M., aumentando en fuerza hasta las cinco de la tarde, hora en que empiezan á declinar. Algunas veces continúa el viento S.S.O. hasta las 7 P.M. pero generalmente de 5 á 6 P.M. sobreviene la calma y empieza de nuevo á las  7 de la noche á rolar por todos los cuadrantes sin que se pueda precisar uno fijo durante esta revolución hasta las 9 P.M. en que los altos cerros situados al Este derraman el conocido terral sobre la población. Sucede á menudo que á medianoche vuelven á variar los vientos recorriendo el primer cuadrante, pero siempre se afirman antes de amanecer al Norte ó al Este» (Filgueira, 1888: 36).Incendio del 10 de marzo de 1883Incendio en Pisagua en 1879Incendio de 1883Incendios en la Guerra Civil del 1891Incendio de 1905El incendio del 5 de julio de 1929Cardoen: la muerte se viste de eneroLas tragedias marinasEse mar que tranquilo nos baña, nos jugó más de alguna pasada. He aquí algunas tragedias que enlutaron al norte grande.

De la que se tiene sólo vagas informaciones es aquella que se conoce en la actualidad con el nombre del «Buque Varado». En las aguas de Cavancha,  el 2 de octubre de 1896, la fragata alemana «Alida» se acerca peligrosamente a la costa y encalla. Por más de 50 años se pudo ver parte de esa embarcación. El mar y su fuerza, poco a poco la han ido sumergiendo.

El día 22 de junio de 1911 producto de un fuerte ciclón dos barcos surtos en el puerto se hunden.

Sin embargo, la tragedia de «El Mapocho» ocurrida el 20 de marzo de 1945​, será recordada como la más grande. Se hundió frente a Caleta Buena. Hubo 19 muertos y 83 desaparecidos.La Muerte viaja en Yola