​Poema a los Héroes Navales


​No fue Prat el vencido
aún siendo Grau el vencedor.
Fueron dos glorias navales.
Fueron dos hombres de estirpe.
Dos ramas americanas.
Dos hombres y dos naciones…
Un cielo que los cubría…
un mar que los recibía…
Dos barcos tan diferentes…
La guerra… ¡ un sólo dolor !
Surgiendo van tantos nombres
de entre cortinas de fuego…
y entre ese fuego de infierno,
el sol cayó siendo eterno,
mientras Mutilla y Aldea
mezclaban sangre de hermanos,
con Riquelme y Serrano,
con chilenos y peruanos…
¡ Esa América morena,
que un día olvidó el amor!…
Hoy un siglo la contempla
y corona la hermandad
y nivela aquellas glorias,
la de Grau y la de Prat,
que enfrentaron sus destinos
por cosas de aquel azar,
que abrió cauce a una guerra
y les dio muerte en el mar,
entremezclando sus almas
en aquella eternidad,
que escribió la historia entonces,
y hoy es clase magistral…
Autor: Pilar Montes