Jardín de la Memoria


La Tirana en el 1900 Imagen Publicado: 09 Julio 2017
​En el año 1900 del siglo pasado, la fiesta de La Tirana ya empezaba a perfilarse como una manifestación religiosa de carácter popular.Las noticias que de ella tenemos, la encontramos en la prensa. En este caso, en el diario La Patria que el día 24 de julio publica la nota titulada: “Fiestas religiosas en la Tirana”. Empieza la crónica afirmando el estilo de esta manifestación: “Animadas en extenso han estado este año las fiestas religiosa en el pueblecito de Tirana”. Enseguida entrega información acerca de la cuantía de peregrinos que a ella concurrieron: “ A la asistencia de más de doscientos peregrinos, unióse la del Vicario Capitular de Tarapacá, Monseñor Carter y la de varios sacerdotes de otras parroquias dando á aquellas más solemnidad que otras veces”.

Describe el día grande, es decir, el 16 de julio, del siguiente modo: “Las gentes devotas de la Pampa acuden allá, como se sabe, a visitar el templo de la Tirana, que es muy hermoso y está muy bien adornado y á tomar parte en la procesión de la virgen del Carmen, cuya imagen es paseada en andas y seguido por los romeros que con fé sencilla ó con verdadero amor patrio, saludan en ella á la invicta Patrona del Ejército de Chile”. Resalta que ya en el año 1900, el símbolo de la Virgen es usado explícitamente como figura del nacionalismo chileno, que paulatinamente, empieza a expandir sus instituciones, como la escuela, en busca de la consolidación de un sentimiento de chilenidad. Sentimiento que no tiene mucha adhesión. Recordemos que como consecuencia de la guerra del Pacífico, Tarapacá y Antofagasta, son anexados a la soberanía nacional.

La fiesta, por otro lado sigue llamando la atención del cronista en torno, a visualizar sólo el componente católico como el más religioso de la fiesta. Su otra raíz, la andina es simplemente tachada de superstición. Así se dice: “Después de estas ceremonias, la fiesta de la Tirana continuó revistiendo los caracteres simplemente profanos de costumbres”. Y más adelante agrega: “Lo usual, lo que sucede siempre. Los indios de las sierras vecinas bailan sus danzas y tocan sus tambores y los peregrinos en general buscan el medio de divertirse como mejor pueden, aunque siempre con sencillez y guardando la compostura que les impone la proximidad del templo”.

No hay que olvidar que en el 1900 el paisaje religioso de Tarapacá, estaba tensado por las disputas entre los diferentes regimenes religiosos. Así el clero católico luchaba contra la masonería. Mientras que el régimen religioso popular, como los peregrinos, por ejemplo, eran estigmatizados no sólo por la prensa, sino por la jerarquía de la iglesia y por las logias masónicas existentes en la ciudad. Lo anterior era comprensible, la modernidad iquiqueña de esos años, veía en los bailes religiosos una expresión de ignorancia que debía tener corta vida.

Lo usual, sucede siempre. Las manifestaciones populares tienen la vitalidad y la capacidad de recrearse en el tiempo. De los doscientos peregrinos del 1900 hoy existen cerca de doscientos mil que ayudan a demostrar la vigencia de una fe. Otros 21 Imagen Todavía quedan algunos ecos del 21 de mayo Publicado: 02 Mayo 2017
​La ciudad como siempre, o mejor dicho como casi siempre, se ha preparado para tributar a Prat. Los nostálgicos como siempre rumian sus pesares en silencio o en alta voz. Ya las casas no se pintan. La cercanía del 21 de mayo significaba que una nueva camisa o pantalón aumentaría nuestro ropero. Es que la ciudad cambió y se transformó en una ciudad global con todo lo que ella implica. En los 60 Iquique era barrio grande que vibraba fuertemente con esta celebración. Pero no hay que olvidar que el 21 de mayo de 1957, las banderas chilenas son izadas a media asta en señal de protesta contra el centralismo. Nos acusaron de “relajamiento patriótico”. Pero ningún iquiqueño se sintió que tracionaba a la patria. Al revés se usó a Prat, héroe de toda la patria para llamar la atención sobre lo mal que estabámos.

Las bandas de guerra del Liceo y del don Bosco luchaban lealmente por ser la mejor. Y ambas lo fueron. Como liceano siempre me gustó la nuestra, pero es evidente. Es como ser de la plaza Arica y no gustarle La Cruz. Hoy las mujeres se han incorporado a las bandas. El crecimiento de la ciudad, las nuevas migraciones, han cambiado el paisaje. Los nuevos vecinos no tienen a sus abuelos para que le cuenten las historias del combate naval de Iquique. Las romerías al cementerio Nº 1, era un ritual que nadie se lo perdía. Es que las calles eras respetuosas y abrían el paso a los bomberos, que lucían elegantes y serios a la hora de marcar el paso por Tarapacá hacia arriba. En las escuelas primarias, era casi un mandamiento recitar la arenga de Prat. 21 por la tarde la matinée, terminaba de cerrrar el ciclo y por la noche la plaza Prat, ese espacio en común servía como espejo de nuestra ganas de estar juntos. Al día siguiente don José Coloma Tiznado con voz fuerte nos decía que la escuela 6, había sido la mejor del desfile. Mentía tal vez, pero puchas que motivaba.

Publicado en La Estrella de Iquique el 24 de mayo de 2015, página 13 Arturo Godoy Imagen Publicado: 09 Febrero 2017
​​El pasado 9 de febrero se cumplieron 70 años del combate entre el iquiqueño Arturo Godoy y el norteamericano Joe Louis, en el Madinson Square Garden, Nueva York. En el 1923, otro de los nuestros, Estanislao Loayza Aguilar, había intentado lo mismo: ser campeón del mundo. La suerte de ambos parece estar ligada.

Nacido en 1912 en Caleta Buena, Godoy, se destacó por su altura y corpulencia. El duro trabajo y el nadar en esas tranquilas aguas ayudaron a formar un cuerpo atlético. Una jornada de boxeo en un ring sobre el mar, fue la oportunidad que tuvo el hijo de doña Vicenta para darse cuenta que en el deporte de los puños algo tenía que decir. Muere en agosto de 1986.

Haciendo la conscripción en el Carampangue de la calle Riquelme, un oficial descubre sus condiciones. En Iquique hace una sola pelea con un púgil del Manuel Sánchez. Luego a Santiago. Lo demás es casi historia conocida. Boxea en España, Cuba, Argentina y en los Estados Unidos. En la tierra de Luis Angel Firpo, en Argentina, cosecha sus mayores triunfos. La revista “El Gráfico” le dedica una portada. El Luna Park conoce de su guapeza.

El combate con el bombardero de Detroit, así le decían a Joe Louis, se lleva a cabo el 9 de febrero de 1940. Son 15 rounds. La prensa hablaba de un “tongo”, y por lo tanto, se anunciaba que el chileno no duraría más de tres asaltos. El video muestra lo duro del combate y la célebre frase “¡Agáchate Godoy!” acompañaría al nuestro en toda la pelea. Fallo dividido. El negro de Detroit, retiene el título. Ese mismo año, se realiza la revancha, pero al octavo round Louis despeja todas las dudas. Se dice que Godoy no pudo superar una amigdalitis.

Los expertos de la época dan dos razones para explicar porqué Godoy no ganó. Carecía de golpes contundentes, no tenía pegada como se dice en el argot del boxeo. Pero el gran obstáculo que halló el nacido en Caleta Buena, fue la calidad de Louis. A cualquier otro le hubiera ganado. Jack Demspey, el otro gran campeón del mundo (1923), en la misma categoría de los ya nombrados es de similar opinión. Conoció bastante al nuestro, ya que lo tuvo en su gimnasio. Hay quienes piensan que el Joe Louis fue mejor que Alí.

Cada vez que Arturo Godoy llegaba a Iquique, la ciudad se alteraba. Y no era para menos. Llegaba Arturito con sus ternos impecables color café con leche (así me lo describe mi madre). Bajaba por Tarapacá, y sus pasos de gladiador detenía el ritmo de esa ciudad que se quedó tres veces sin tener un campeón del mundo.

Godoy tuvo dos grandes amores. Su madre, doña Vicenta e Iquique. A donde iba hablaba maravillas de ambos. La ciudad no le ha correspondido como le es debido. Aún esperamos que una gran avenida lleve su nombre.

Publicado en La Estrella de Iquique, el 21 de febrero de 2010
Para saber más:Para saber más, visite: http://www.crear.cl/ San Lorenzo de Tarapacá Imagen Publicado: 31 Julio 2016
​El Lolo, así se le dice, tiene fama de ser un santo cobrador. Quien no le cumple sus mandas, sufre el mal humor de Lorenzo quien incendiaría las casas.

En el pueblo de Tarapacá «cuya iglesia destruida por un incendio en 1955, databa de 1640, la fiesta surgió con el fin de pedir al santo el don de la lluvia. Allí se congregaban los feligreses de las altas mesetas andinas y de los estrechos valles de los alrededores durante una semana para formar una hermandad de danzantes y entregarse a la alegría y a la extraversión de cantos y bailes» (Cruz, 1995: 166). Agreguemos que el terremoto del 2005 destruyó por completo al pueblo, a la iglesia con su torre. No sabemos con exactitud cuándo y porqué la fiesta perdió su carácter andino, y se transformó en una fiesta mestiza popular, al estilo de La Tirana. La demanda por la lluvia, por ejemplo, se perdió. Ahora es el santo de los mineros, de los comerciantes y de los transportistas.  Navidad Tarapaqueña Imagen Publicado: 01 Diciembre 2016
​En Iquique todo sucede en la calle y con gran algarabía

 Los carros navideños son parte de una costumbre iquiqueña que nace en la década del ’50, con los trabajadores del Correo, quienes prepararon un camión con adornos navideños, acompañado de un viejo pascuero, un grupo de músicos, y alegraron las calles de Iquique en su trayectoria. A través de los años, los trabajadores de las industrias pesqueras se apropiaron de dicha tradición, agregando mayor ostentación en la decoración y formato de estos carros. Hasta hoy en día, los trabajadores de diferentes organizaciones y empresas confeccionan sus propios carros, banda de música y disfraces. Desde los camiones se lanzan pastillas (dulces), mientras los niños corren detrás saludando y recogiendo estos confites. Túpac Amaru Imagen Túpac Amaru fue sacerdote y guardián del cuerpo de su padre. Publicado: 03 Octubre 2016
​Túpac Amaru

En quechua significa víbora brava.
1542 – 1572

Hijo de Manco Inca Yupanqui, también conocido como Manco Cápac II. El primero de los cuatro rebeldes incas de Vilcabamba. Reducto en que los incas se refugiaron después de la conquista española del Perú.

Túpac Amaru fue sacerdote y guardián del cuerpo de su padre. Es reconocido por ser el cuarto y último soberano inca rebelde de Vilcabamba. Luego de que en 1558 el inca Sayri Túpac se sometiera a los españoles y se trasladara a Lima; por lo que fue reemplazado por su medio hermano Titu Cusi Yupanqui. Hasta que en 1570 muere, según los incas debido a que se había visto forzado a admitir a los sacerdotes misioneros y que estos lo habían envenenado, por lo que Túpac Amaru, su hermano, lo sucedió en el trono.

Los españoles sin estar advertidos de la muerte de Titu Cusi Yupanqui, enviaron rutinariamente dos embajadores para continuar con las negociaciones en curso. El último fue el conquistador Atilano de Anaya quien fue capturado y ejecutado junto con su escolta, por el general inca Curi Paucar. Al ser confirmada esta noticia por el cura de Amaybamba, el para esa época nuevo virrey del Perú, Francisco Álvarez de Toledo, decidió someter por la fuerza al reino de Vilcabamba. Apelando a la justificación de que los incas habían roto “la inviolable ley de todas las naciones del mundo: el respeto a los embajadores”. El virrey declaró formalmente la guerra el 14 de abril de 1572.

La guerra por parte del virrey constó de más de 2.750 soldados de los cuales estuvo a cargo de Martín Hurtado de Arbieto, encomendero y regidor; Juan Álvarez Maldonado como maestre de campo; y Pedro Sarmiento Gamboa como alférez real y secretario. Mientras que para la defensa de Vilcabamba, el inca Túpac Amaru contaba con aproximadamente 2.000 soldados.

La familia del inca Túpac Amaru huyó, pero fue perseguida y capturada. El virrey hizo que trasladaran al Cuzco al soberano inca, al que hizo bautizar antes de ejecutarle públicamente, frente 10.000 a 15.000 personas presentes, el 24 de septiembre de 1572.

Baltasar de Ocampa y fray Gabriel de Oviedo, ambos testigos presenciales, relatan que el inca levantó su mano para silenciar a las multitudes, y sus últimas palabras fueron:

Ccollanan Pachacamac ricuy auccacunac yahuarniy hichascancuta
“Ilustre Pachacamac, atestigua como mis enemigos derraman mi sangre”
Túpac Amaru es un personaje significativo al hablar de resistencia indígena en América Latina y conmemorar el “día del Encuentro de Dos Mundos”.

Fuentes:

Renard-Casevitz, France-Marie; Saignes, Thierry; Taylor, Anne-Christine. Al este de los Andes. Editorial Abya Yala, 1988.
Somervill, Barbara A. Empire of the incas. 2009

En línea:

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/t/tupac_amaru_i.htm

Para saber más:

Barros, José Miguel. «Pedro Sarmiento de Gamboa: avatares de un caballero de Galicia». Editorial Universitaria, 2006.

Renard-Casevitz, France-Marie; Saignes, Thierry; Taylor, Anne-Christine. Al este de los Andes. Editorial Abya Yala, 1988.

Guillen Guillen, Edmundo. La guerra de reconquista inka, histórica épica de como los incas lucharon en defensa de la soberanía del Perú o Tawantinsuyu entre 1536 y 1572. Lima, 1994.

Hemming, John. The conquest of the incas. Nueva York: Harcourt, Brace, Jovanovich, 1970.

Mura, Martín. Historia general del Perú, origen y descendencia de los incas (1590-1611), dos volúmenes. Madrid,1962.

Vargas Ugarte, Rubén. Historia del Perú, Virreinato (1551-1600). Lima, 1949. San Pedro y San Pablo Imagen Publicado: 31 Mayo 2016
​​A fines del mes de Junio, tanto en Cavancha como en el Colorado, territorio de pescadores artesanales, se realiza la fiesta a San Pedro y San Pablo.

Cada 29 de junio, los pescadores, en sus botes salen a pasear al santo. Los bailes religiosos, los mismos que acuden a La Tirana, lo acompañan. En Cavancha, cada año el ambiente es más hostil hacia esta celebración. 

Los del Colorado, también celebran a sus patrones. En el barrio de pescadores del sector norte de la ciudad, se organizan para pedirle y agradecer por la buena vida, la buena salud.  «Con el Alma Estremecida»  Imagen Publicado: 25 Noviembre 2016
​El 30 de octubre de 1980, fallece Santiago Polanco Nuño, poeta y militar. Autor del actual Himno a Iquique.

También fue dirigente deportivo. Esto escribió la revista «Estadio»:

«Se lo merece

El mayor Polanco viene a pedir dineros para que el deporte de Iquique disponga de recinto apropiado para box y basquetbol.

El deporte iquiqueño merece el gimnasio y la casa que pide, expresa el mayor Santiago Polanco Nuño, actual presidente del Consejo de Deportes de Tarapacá.

Iquique tiene una tradición grande en el deporte chileno. Desde hace treinta años ha sido una incubadora constante de valores para la mayoría de los deportes y ha sido característica la calidad física de sus varones. Pero hacia ya un tiempo que se ha venido notando una clara declinación de sus equipos de box, de basquetbol y de atletismo, como también cada vez ha sido más escasa la aparición de cracks oriundos de la región del salitre. Este efecto hace suponer que la afición deportiva de esa provincia ya no es tan intensa y que ha entrado en un periodo de decaimiento. Las causas deben ser varias; sin embargo, ninguna entidad directiva se había preocupado del asunto; nadie hasta ahora, que ha sido llevado a la presidencia del Consejo Local de Deportes de Tarapacá, un dirigente dinámico y hacedor, y verdaderamente enamorado de su provincia y de su deporte. El mayor Santiago Polanco Nuño, que es sureño, pero que ha adquirido carta de ciudadanía de iquiqueño. Radicado en el norte, ha demostrado, a través de innumerables actividades, estar dispuesto a trabajar decididamente por todo lo que vaya en beneficio de la región. Los deportistas, que apreciaron su afición y sus dotes de hombre realizador, lo han llevado a la jefatura del deporte de la provincia. Y en carácter de tal ha venido a Santiago para hablar a los dirigentes superiores del deporte nacional, a los parlamentarios de la provincia y a los funcionarios de los ministerios de las necesidades de sus representados».  Nos Descubrieron Imagen ​Publicado: 01 Octubre 2016
​Por mucho tiempo, el 12 de octubre sirvió para celebrar lo que se dio por llamar el “Día de la Raza”.
 
La radio se llenaban de música española. Pasodobles y flamencos inundaban la programación de las emisoras locales. En el parque Balmaceda frente al monumento de Colón la numerosa colonia española, con orgullo no disimulado, se congregaba en torno al descubridor de este continente. Era el día de la hispanidad. El Casino Español, abría sus puertas y sus salones se llenaba de voces con aquel acento contagioso. En los cuadernos marca Torre, que alguien me corriga, lucía la leyenda “A Castilla y a León nuevo mundo dio Colón”. El 12 de octubre tenía una interpretación, la oficial. Leer mas… Estanislao Loayza Aguilar, «El Tani» Imagen Publicado: 08 Mayo 2016
​Un 15 de mayo de 1981, muere en Santiago, Estanislao Loayza Aguilar.

Arquetipo de la iquiquiñez. «Más duro que el Tani» es igual que decir más duro que los iquiqueños. Puso su nombre en las portadas de la prensa de los Estados Unidos. Se negó a visitar a Al Capone. Peso mediano. Bebió el agua de nuca de toro que según los matarifes le daba la potencia con la que boxeaba. Coleccionaba zapatos tal vez en venganza por los que no tuvo en su infancia. Los gringos tradujeron Tani por Stan. Ver más… Día Internacional del Deporte Imagen Publicado: 03 Abril 2016​
​El 6 de abril se conmemora el Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y la Paz, fecha de la inaugurac​ión de los primeros Juegos Olímpicos en Atenas.

Hubo un tiempo en Iquique que jugar básquetbol era tan importante como jugar al fútbol. Cada fin de semana, ya sea en el recinto del Chung-Hwa, del Iquitados, del Unión Morro, de la Academia, del Norteamerica, de La Cruz en la plaza Arica, entre otras, los clubes locales amenizaban durante todo el año diversos campeonatos. A lo anterior había que agregar el aporte de las escuelas que en ese entonces se conocían como primarias. Llegar a vestir la celeste era el ideal que todos perseguían y que unos pocos lograban. 

El broche de oro de esa intensa actividad deportiva lo constituía el campeonato de verano. Esperábamos el mes de enero o de febrero para que los pitos sonaran, y los equipos entraran a la Casa del Deportista, esta vez reforzados y con otros nombres.  Leer más… Camión 7 Machos Imagen El año 1950 se estrena la película «El siete machos» en la que Mario Moreno «Cantinflas», fue el actor protagónico.

Inspirado en ese nombre, un camión de fletes, sobre todo de arena y piedras, se hace llamar como ese film mexicano. El año 1984, César Carlos, un poeta, me compartió este poema dedicado a ese camión y a sus trabajadores.Camión «Los 7 Machos»Lo primero
que imaginé
aquella mañana
de marraqueta 
y pantalones cortos 
fue que aquello
se había caído a la vida 
o a una máquina de moler carne
que es lo mismo. 

Y allí estaba la mula destartalada 
en medio de mi calle
tiritando  
y si no se desangraba a pedazos
era gracias al alambre 
que le venía como anillo al fierro
al motor
al freno 
y a la carrocería. 

Y su ruido 
era como si todos los carritos   
que se hacían con tarros de conserva
en Iquique, 
se hubiesen puesto a correr 
sobre las piedras,    
sólo que éste no conservaba nada
en buen estado.  

Después se hizo frecuente
su presencia tirillenta
 y allí pude observar con detenimiento
sobre su espalda arqueada
a esos viejos con el trasero a parches,
​recios como estatuas de sol
y patas de gallo sin fondo,que siempre estaban quitándole
un peso de encima,
al tiempo comprendí
que todo ese trabajo
no era por las puras ruedas
que no se trataban simplemente
de cuidarle los zapatos
al camión
cada vez que a éste
se le ocurría volver a la carga
igual que el chancho
al lodo
y la caballería
a los indios.

Y aunque parezca extraño
le tomé cariño a esa cosa-camión
porque además traía los morros de arena
que fueron el primer material
que mis castillos felices
y porque esos morros fueron y son 
el único lugar
en donde a mitad de túnel oscuro
he podido encontrar
las manos de mis amigos.

Pero un día
el progreso entró a las calles
igual que a la chaya lo sepultó…¡creo!
-De ser así
​que en «panne» descanses.
César Carlos
1984, Iquique Incendio Palacio Mujica Imagen Publicado: 18 Enero 2016
​La desaparición del Palacio Mujica, el día 29 de enero de 2008, debe llevarnos a pensar seriamente el tema del cuidado de nuestro patrimonio.

Esta ciudad cada vez tiene más contrastes. Se reinaugura una plaza que parecía olvidada en el tiempo y en el espacio. Casi como una ayuda memoria de un puerto que alguna vez fue distinto al de hoy, se levanta como diciendo «aquí estoy». Una plaza de otra época, con otras sangres, de migrantes que construyeron parte de su identidad expresándola en un espacio público. Una forma de decir «esto somos nosotros».

Sin embargo, en pleno centro histórico de la ciudad, en Baquedano, las ruinas de lo que alguna vez fue el Palacio Mujica, nos dice  de lo mal que tratamos a nuestro patrimonio.

Han pasado dos años desde que las llamas lo destruyeran por completo, y no se ha hecho nada. Sólo un cerco de madera y unos dibujos que pretenden hacernos no olvidar lo que allí existió. Al parecer carecemos no sólo de una política urbana que nos diga que hacer en esos casos, sino que también no tenemos, ese algo que va más allá de los instrumentos de planificación: amor por lo nuestro, sensibilidad, o como quiere que se le llame. Baquedano es la mejor señal de lo que hacemos con la ciudad. Intervenciones urbanas poco discutidas, improvisadas, por decir lo menos, pasividad de los ciudadanos.

Baquedano con Zegers, es el punto más débil y que menos nos llena de orgullo. Donde alguna vez hubo un reloj, que articulaba y refería a la ciudad, hoy la refieren dos casas abatidas por el fuego. ¿Será ese el destino de esa avenida sobre la cual mucho se habla y poco se hace?

Lo que alguna vez fue el Mujica, la casa habitación de los Provoste, luego un colegio y finalmente un casino de la Fuerza Aérea, revela como esas casas que nos llenan de orgullo, se han transformado en locales comerciales que en mucho de los casos, podrían convertirse en un peligro para una avenida, que es nuestra especie de carné de identidad (El Barracuda es ahora un estacionamiento).

Pero no sólo eso, los balcones de esas casas operan como dormitorios. En lo que alguna vez fue la antesala de una sociabilidad exclusiva, cuando el salitre servía para alimentar a toda la sociedad chilena, hoy se llena de cartones para aquellos que, no teniendo donde dormir, encuentran en esos espacios, la mejor manera de conciliar el sueño. Baquedano ha quedado vaciado de su sentido original. Sus moradores ya no viven allí. Otros, de paso y tal vez sin saber de historia, depositan sus atribulados cuerpos en busca de otra realidad.

Baquedano es una postal, sólo eso. Una postal que habla de un pasado que no se puede recordar. Sólo solventar a través del recuerdo. Una postal que pasa rápidamente del color al blanco y negro. Lo que alguna fue el Palacio Mujica, hoy es, lo que es, una vergüenza.

Una ciudad que trata de encontrar su vocación turística, no puede darse el lujo de ofrecer un sitio eriazo en pleno centro patrimonial. Baquedano habla muy mal de nosotros. Ahora que el Bicentenario pisa fuerte, bueno sería que el Estado y los privados, dejando al lado sus mezquindades, hicieran algo por ese lunar urbano. 

Autor: Bernardo Guerrero Jiménez
Artículo publicado el 07 de febrero de 2010, en Diario «La Estrella de Iquique»

 
https://www.youtube.com/watch?v=7mpdXdeMSv4 Jorge «Coke» Iturra Imagen Publicado: 09 Marzo 2016
​Hace 16 años, un 4 de marzo del año 2000, fallece el destacado periodista y músico Jorge Iturra Peña.

«Querido Coke, estimado Negro, inolvidable amigo:

Desde que nos dejaste se nos metió entre ceja y ceja producir un CD en tu honor. Obviamente te mereces éste y otros tantos homenajes. Pero, por algo hay que empezar. Demás está decirte lo que nos costó. Golpeamos varias puertas que no se abrieron, y si nos atendieron nos dijeron que lo iban a pensar. Hay gente tan lerda. Escribimos cartas que jamás nos constestaron. Lo presentamos a dos concursos regionales de proyecto y no pasó nada. Pero, tú nos enseñaste dos cosas. Una, a no cejar y dos, a mandarlos a la punta del cerro. Y al fin salió.

El talento de Mario Berríos hizo el resto,  lo que no es poco. Juntó a los cantantes e hizo la producción. Le entregué una carpeta con las letras y un cassette con las canciones viejas, que suenan como si fueran hechas hoy.  Incluimos la Chimena de Santa Laura que tú nos regalaste, y que hoy te la devolmemos un tanto incompleta. Claro, si falta tu voz. Pero el ánimo y el espíritu tuyo están presentes. Leer más… Arturo Godoy enfrenta a Joe Louis Imagen Publicado: 09 Febrero 2016
​​El 9 de Febrero se cumplen 76 años de la emblemática pelea que estremeció al país en los años 40′.

«Arturo Godoy subió al ring del Long Island Stadium para disputar con Joe Louis el campeonato del mundo. Y perdió por puntos. Fue aquel encuentro tan comentado, aquel del «¡Agáchate, Godoy!», que celebramos como si hubiera sido un triunfo. En Junio de ese mismo año se efectuó la revancha, y nunca vi más heroico a Godoy que en esos terribles ocho rounds que el cine nos trajo más tarde. Perdió por K. O. técnico, pero luego de un combate dramático, intenso y suicida». Leer más…
Año Nuevo, ¿Vida Nueva? Imagen Publicado: 30 Diciembre 2015
​​Celebrar el Año Nuevo es tan viejo como el hombre mismo. No hay que creer que éstas son fiestas de ahora, invento del hombre contemporáneo. Tienen raíces que se pierden en el tiempo.

El Año Nuevo de los Persas, por ejemplo, según cuenta Mircea Eliade, conmemora el día en que tuvo lugar la Creación del Mundo o del Hombre. El día del Nauróz efectuaba la «renovación de la Creación», como expresaba el historiador árabe Albiruni. El Rey proclamaba: «He aquí un nuevo día, de un nuevo mes, de un nuevo año: hay que renovar todo lo que el tiempo ha desgastado». El tiempo había desgastado a la sociedad, al ser humano, al Cosmos. En Año Nuevo todos los pecados son expulsados, todo se limpia. Se nace de nuevo. Ese es el significado de esa fiesta para los pueblos religiosos.
No hay que pensar que para nosotros, sociedad autodefinida como moderna y racional, el componente religioso – en el más amplio sentido de la palabra –  está ausente. Nada más alejado de la realidad que lo anterior. Basta echar una mirada al variado repertorio de rituales en los que participamos y observaremos cuán religiosos somos a la hora de despedir el año que se va. 

En Año Nuevo, el tiempo y el espacio parecen no tener límites y una suerte de dejar hacer y dejar pasar se apodera de la sociedad, por lo menos en un par de horas. Las estructuras de la sociedad parecieran que se relajaran y parcialmente desaparecieran las diferencias entre unos y otros. Se le da el abrazo al desconocido, se llora en el hombro de la madre recordando al padre que ya no está, se lanzan plegarias en silencio,  prometiendo cosas que cada uno sabrá si las cumple o no, se alzan las copas al cielo y se brinda con la secreta esperanza que el año que viene sea mejor que el que se fue.

El 31 de diciembre a las 12 de la noche, el año parece cansado y urge inaugurar uno nuevo. Pero para ello, para lograr la regeneración del tiempo, el hombre desde el más primitivo al más moderno, se tiene que acompañar con ritos. Estos ritos simbolizan el fin del mundo, una especie de regresión al caos. En las sociedades primitivas la fiestas, las orgías, simbolizan el fin del tiempo profano. Y hay que observar que tanto para el hombre primitivo como para el hombre moderno, salvando todas las diferencias, estos ritos se siguen cumpliendo. En la noche del Año Nuevo como que hay licencia para todo. El menor de edad puede llegar al día siguiente a la casa o bien puede embriagarse. En otras palabras, la sociedad por esa noche se olvida de los permisos, de las prohibiciones y de los controles sociales.

La fiesta de Año Nuevo, es una fiesta de aniquilación simbólica de los pecados. De allí la expresión «Año Nuevo, Vida Nueva». El fuego, antiguamente en Iquique con el sanitrón, hoy con fuegos artificiales y más atrás en el tiempo con hogueras, representan el ritual con que en todas las épocas, la sociedad religiosamente despide el año. Y después la fiesta, esa misma que los hombres primitivos nos han legado, y que acaba cuando sale el sol.  Allí todos regresamos a casa,  la sociedad ha parido un nuevo año.

Autor: Bernardo Guerrero J.
Publicado en La Estrella de Iquique, el 29 de diciembre de 2000
Iquique, Chile Mujeres Tarapaqueñas Imagen Publicado: 08 Marzo 2016
El 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, y Tarapacá en el Mundo no puede dejar de recordar a las mujeres destacadas que han hecho su aporte a nuestra región. Es por eso que presentamos a algunas de ellas que han dejado en alto a las «Mujeres Tarapaqueñas». ​ Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen ImagenExplosión en planta Cardoen Imagen -Imagen portada del Diario «La Estrella de Iquique», publicada Domingo 26 de enero de 1986-. ​Publicado: 26 Enero 2016
​Un 25 de enero de 1986, una explosión en la planta Cardoen deja 29 muertos y 10 heridos. 

Sucedió a las diez y media de la mañana. Ubicada a 8 kms. al este de Iquique, en la localidad de Alto Hospicio la fábrica se dedicaba a producir bombas de racimos que se exportaban a Irak. Nunca se supo las causas reales del accidente que, en una primera instancia, se trató de imputar a un acto terrorista.

La explosión fue de tal magnitud que en la ciudad de Iquique, se escuchó a pesar de la lejanía.  El obispo de la época Javier Prado Aránguiz, denominó al acto de fabricar bombas como un «pecado social». Otros lisa y llanamente tildaron a Carlos Cardoem como «el empresario de la muerte». Leer más… Santa María de Iquique Imagen Publicado: 10 Diciembre 2015
​Como doloroso estigma en nuestra identidad cultural, el 21 de diciembre de 1907 está presente en la memoria de los iquiqueños.

La Escuela Santa María, a pesar del frío monolito que recuerda ese episodio, tiene en la historia local su marca indeleble. Invisible en los libros de historia, por un ideológico olvido de la historiografía oficial, los hechos de diciembre de 1907, alcanzaron su mayor resonancia, gracias a la obra  del poeta y músico iquiqueño, Luis Advis, y al conjunto Quilapayún que la grabó, en el desaparecido sello Dicap (Discoteca del Cantar Popular).

A partir de ese momento, la historia de la matanza, se universaliza y pasa a constituirse en un clásico de la música comprometida. La obra de Advis, viene a llenar el vacío que dejó la historiografía oficial. En la década de los ochenta, aparecerá la obra del historiador Eduardo Devés, «Los que van a morir te saludan» (1989) y del iquiqueño Pedro Bravo Elizondo, «Santa María de Iquique 1907: Documentos para su Historia» (1993) haciendo justicia, en el plano de la historia, a ese incomprensible olvido.

Leoncio Marín, testigo de los hechos, en un libro publicado en 1908, nos da noticias sobre este hecho. Dice: «En la primera descarga ya se vieron batirse al viento y que caían en mortal desmayo las banderas blancas de los huelguistas pidiendo piedad para sus vidas; pero todo era inútil, las descargas se sucedían una tras otras y poco a poco iban cayendo los abanderados desde la azotea, acribillados á balazos». Luego agrega: «Concluyó el fuego, la obra estaba consumada. En el campo quedaron trescientos muertos lo menos, y quinientos heridos, término medio»

Es mérito del iquiqueño Luis Advis, como ya lo dijimos, el haber puesto en la mesa de la historia este hecho. El impacto que La Cantata provocó en la sociedad chilena, es imborrable.  Iquique, la asumió como un nuevo himno de la ciudad, trágico, pero inconfundiblemente arraigado en nuestra identidad de pueblo que buscaba un futuro mejor.

Los hechos de la Santa María, ocupan un lugar casi central en nuestra identidad cultural. La tradición oral se encargó, de socializar este hecho. Leyendas sobre los muertos que penan en la Escuela Santa María, el río de sangre que bañó la calle Barros Arana, el antepasado nuestro que se salvó de la metralla, constituyen, entre tantos otros hechos, la memoria viva de lo que allí sucedió. La literatura, por su parte, en la pluma de González  Zenteno, Nicomedes Guzmán y ahora último, Hernán Rivera Letelier reconstruyen acuciosamente los hechos ocurridos esa tarde del 21 de diciembre de 1907.  La literatura y la música siempre le han llevado la delantera a la historia. Leer más… Hermógenes San Martín Imagen Publicado: 07 Diciembre 2015
​Hermógenes San Martín, fue un obrero que trabajó en la pampa. Se destacó por la defensa de los derechos de los trabajadores. Fue muerto el día 9 de diciembre de 1935, al costado norte del Cementerio N°1. En ese mismo lugar, se alzó la capilla donde se le rinde culto. Tiene fama de milagroso.

El día viernes 13 de diciembre de ese mismo año, la policía dio con los culpables. Fue asesinado alevosamente, e incluso, se comenta que fue violado. Cada lunes decenas de personas acuden a ponerle velas. Una de las encargadas, la Señora Doris, da fe del carácter milagroso de San Martín. Cuenta que uno de sus hijos había empezado a fumar «monos»-se le llama así a la pasta base de cocaína-. No llegaba a casa y frecuentaba amigos de mala fama. Ella le pidió al finao San Martín que la ayudara. Su hijo dejó el vicio y además le ayuda a asear la capilla.

Justo Monardes Astorga, que vivió en calidad de hijastro de San Martín, ratifica la militancia comunista de éste. Monardes fue redactor de la prensa obrera y lo conoció. Mi madre, sobrina de Monardes dice que éste exclamaba:  «Si San Martín se levantara de su nicho, echaría a todas las viejas, ya que él era un ateo, no creía ni en su sombra».

En torno a la figura de San Martín se constituyó el 29 de enero de 1952, la Sociedad Mixta Hermógenes San Martín. Club Deportivo Criso Imagen ​Publicado: 11 Noviembre 2015
​El día 14 de noviembre de 1937, se funda el Club Deportivo Crisol, orgullo de la Plaza Arica, barrio en donde se ubica aún la casa de los Zagals. A Víctor de la Rivera, vecino del barrio, se le ocurrió el nombre de Crisol, a propósito de una revista norteamericana. 

Efectivamente, en la casa particular de Elena de Zagals, ubicada en calle Errázuriz con San Martín, en reunión celebrada entre un número de deportistas se encontraban Oscar Gómez Fuentes, Teodoro Peirano, David Cortés, Víctor de la Rivera, Julio y Carlos Gatica, Pedro y Aurelio Zagals, Juan Cordero, Oscar Dávila, Carlos López Arqueros, Juan Arredondo y Juan S. Dávila, se decidió crear el Crisol.                         
Su primer dirigente o presidente fue Oscar Gómez Fuentes (fallecido); vicepresidente, Teodoro Peirano (fallecido): secretario, Juan Arredondo; tesorero, Carlos Gatica; directores David Cortés, Julio Gatica; de la rama de fútbol, Teodoro Peirano y Carlos López Arqueros.

Crisol en sus inicios se dedicó al fútbol con una primera división. Aún se conservan trofeos ganados por títulos obtenidos. Luego extendió sus actuaciones en tenis de mesa, en esta rama se recuerda el nombre del doctor Héctor Reyno y Liborio Ramos este último varios años campeón de Tarapacá. Leer más… Ariel Standen Lewis Imagen ​Publicado: 23 Octubre 2015
​El 23 de octubre de 1993, el atleta iquiqueño Ariel Standen Lewis, obtiene medalla de oro en las olimpiadas de Japón.

Nació para triunfar en el atletismo. Se le ve por las calle de Iquique con su sonrisa a cuesta. Nació el 12 de septiembre de 1929. Pero sólo llegó a Iquique cuando tenía 14 años. Toda las mañanas entrena en Cavancha. Aparte de atleta, también jugó baby-fútbol por el Deportivo Segurito. Corrió por la Academia de Educación Física. Junto a Jorge González, es uno de los grandes del atletismo chileno. Ariel Standen, fue seleccionado chileno desde los años 1954 al 1962. Fue vice-campeón sudamericano. Su especialidad es el salto triple.

Cuenta que en La Serena, cuando aún era un niño, delgado habrá de haber sido, su profesor Bernardo Gutiérrez, utilizaba la jornada de la tarde para llevar de paseo a sus alumnos. Les decía: “Niños, a la tarde iremos de paseo. No olviden el pan y la fruta”. Luego, mirando a Ariel le decía “Y tu gringo, lleva un cordelito, porque a ti hay que llevarte amarrado”. Todo ello porque de chico, le gustaba saltar y correr. Él dice, exagerando un poco, que primero aprendió a correr, luego a caminar.  A los 14 años llegó a Iquique, al English College, por supuesto. Allí lo motivó y lo encauzó en esto del atletismo, ese otro grande llamado José Scarzolo. También jugó fútbol por Cala-Cala y fue seleccionado por Nebraska el año 1954. Leer más… Maestranza F.B.C. Imagen Publicado: 30 Noviembre 2015
El día 5 de diciembre, el Club Deportivo Maestranza cumple 110 años. El año 1905, un grupo de obreros y empleados de la sección maestranza del Ferrocarril Salitrero deciden formar un club de fútbol. Su primer presidente fue Ricardo «von» Palma, y Roberto González, el capitán. Todo ello ocurría en una cálida noche de primavera de ese Iquique que encontró en el salitre, el abono para transformarse de caleta en puerto.

Desde fines de siglo XIX que se venía practicando el fútbol en Iquique. Todo ello en el sector norte de la ciudad. Canchas improvisadas permitían el desarrollo de esta actividad introducida por los ingleses. Una decenas de clubes, todo desaparecidos, dinamizaban la actividad deportiva. El año 1905 señala el nacimiento de las instituciones más viejas de la ciudad, el «Yungay» y el «Maestranza F.B.C».

Poco se sabe de su primer presidente. Elías Lafertte en sus memorias hace una breve mención de él, poniendo entre comillas el «von». Los maestrancinos desde su fundación, se transformaron en ejes de la actividad futbolera de la ciudad y de la pampa. No había selección tarapaqueña que no estuviera integrada por los albos. Las nuevas generaciones, ignoran, por ejemplo quien fue el primer iquiqueño seleccionado chileno. Fue un hombre a quien se le apodó el «Cañón del 42». Un defensa que participó en la copa América de Montevideo y Buenos Aires, el año 1916 y 1917 respectivamente. Su nombre Guillermo Cisternas Saavedra. Otros notables como Moisés Avilés, extraordinario centro delantero del Audax Italiano que ostenta el récord de haber convertido nueve goles en un partido. Muchos, muchos más sobresalen. Leer más… Eduardo «Maravilla» Prieto Imagen Publicado: 05 Noviembre 2015
El 6 de noviembre de 1976, Eduardo “Maravilla” Prieto se corona campeón de Chile al vencer a Raúl Astorga, campeón de Chile y Sudamericano de los plumas.

No debe haber apodo más galante y más apegado a la realidad, que llamar «Maravilla» a Eduardo Prieto. Los que lo vieron pelear dicen que sus manos y su cuerpo en movimiento, eran un verdadero concierto sobre el ring. Una poesía abierta a los cuatros costados, cuya métrica se perdía en el mar y en el cerro, con versos de fuerzas y de armonía a la vez. El respetable – el público- se extasiaba ante tanta belleza.

Sergio Brotfeld, escribió de él: 

«Eduardo Prieto, un muchacho de 20 años, es el nuevo campeón sudamericano de la categoría pluma. Un iquiqueño que quiere seguir la tradición de los nacidos en esa tierra de campeones. Y junto a él, vibró toda una ciudad que esperó pacientemente la gran oportunidad. Hasta que llegó. Fue un espectáculo impresionante. Si hasta el escenario se prestó para reflejar el esfuerzo de todos. Como si en un gran anfiteatro se montara una escenografía singular. De telón de fondo, la aridez de la pampa nortina y frente a una tribuna, un ring enclavado con el trabajo de todos. Autoridades, empleados, profesores, niños, obreros, deportistas. Gente que corre a conseguir sillas. Otros que montan el ring. Luces que llegan a último momento. Conscriptos que aparecen con implementos para alhajar la escena». Leer más… Arturo Godoy Imagen Publicado: 11 Octubre 2015
Un 10 de octubre de 1912, nace en Caleta Buena, Arturo Godoy. Su madre, Doña Vicenta, lo trae al mundo sin saber que se iba a convertir en un un ícono local y nacional del boxeo.

Desde Caleta Buena, ubicada al norte de Iquique, se venía gestando un campeón. Dos veces retador al título mundial en el peso pesado. Sin duda una hazaña. Mariscador como el más humilde. Dice Pancho Alsina que fue conscripto del Carampangue. Ese que ya no existe, y que estaba ubicado en la cuadra de Juan Martínez con Riquelme. Dice Alsina que un superior lo descubrió boxeando y lo motivó a que lo siguiera haciendo. Se fue a la capital a triunfar, y cosa curiosa lo consiguió. Fue campeón de los mediopesados. Alfredo Ovalle, se lo llevó a Míster Bouey. Recordarán ustedes que este mismo hombre fue el que encumbró al Tani. De box sabía el hombre. Leer más… Jacqueline Zurita, «La Kenita» Imagen Publicado: 16 Noviembre 2015
​El 16 de noviembre de 1987, muere en un accidente Jacqueline Zurita, conocida como «la Kenita». 

El ánima de Kenita y su culto están ubicados en calle Pedro Prado. Más de cuarenta placas de agradecimiento, velas encendidas y flores frescas dan muestra de una fe popular inagotable. Salud y trabajo es lo que más pide la gente. Jacqueline Zurita Elgueta nació en Iquique el 3 de febrero de 1964, en la población Dagoberto Godoy. Jéssica, la hermana de Kenita dice de ésta:

«Mi hermana era un tanto retraída, quizás para muchos tímida y reservada, pero detrás de ese cuerpo frágil y menudo existía una persona con un fuerte carácter, amante del dibujo y de la poesía, su gran sueño era pintar, incluso cuando no teníamos dinero y se acercaba la fecha de algún cumpleaños, ella misma confeccionaba sus propias tarjetas de saludo» (Pérez 1995: 5). 

Sobre la muerte de Jacqueline, citamos la misma fuente:

«Jacqueline se disponía a regresar a su trabajo. Salió de su casa junto a su hermana y en la intersección de Pedro Prado con Primera Sur se separa y decide caminar hasta su trabajo. No le quedaba lejos. En ese instante, pasó un amigo en motocicleta y decide ‘carretearla’. Ella duda un poco, pero se decide. Mientras se sube al pequeño vehículo aparece el conductor Ernesto Pérez Challapa, completamente ebrio y embiste la motocicleta. La muerte de Jacqueline fue instantánea » (Pérez 1995:6 ).  Combate de Pisagua Imagen Publicado: 02 Noviembre 2015
​El día 2 de noviembre de 1879, tiene lugar la primera fase de la campaña terrestre de la Guerra del Pacífico.

La supremacía marítima lograda por Chile tras la captura del Huáscar, permitió dar inicio a las actividades militares terrestres al norte de IquiqueEl Buque Varado Imagen Publicado: 02 Octubre 2015
​​El 2 de octubre de 1896, se hunde en Cavancha la fragata alemana Alida. Hoy se le conoce como el «buque varado».

Frente a la Gruta de Cavancha, hay una playa que se le conoce con el nombre de «Buque Varado». Es una playa donde la gente toma el sol y se interna en sus correntosas aguas. En el mes de febrero se llena totalmente, mes en que además culminan las fiestas del Carnaval. Allí se despide al Rey Momo.

Hasta hace unos años atrás, aún era posible ver los restos de un buque que a fines del siglo XIX, allí se varó.  Pedro Gamboni Vera Imagen ​​Publicado: 27 Septiembre 2015
El 26 de septiembre de 1825, nace Pedro Gamboni Vera, precursor del desarrollo de la industria salitrera tarapaqueña. 

Nacido en Valparaíso, heredó de su padre aptitudes comerciales que conjugó con especial espíritu de empresa. Frisaba los veinticinco años cuando arriba a nuestro puerto, luego de transcurrir un quinquenio en el litoral boliviano de Cobija. Su interés se centra en la elaboración del nitrato de sodio, tarea a la que consagra su patrimonio.   Freddy Wood Gamboni Imagen Publicado: 22 Septiembre 2015
​Un 22 de septiembre de 1994, fallece «Mentholatum», como le decían en Iquique. Freddy Wood era bueno para todo.
 
Fue campeón de Chile, en básquetbol (1941 y 1942) y en fútbol (1943). Seleccionado local en Natación y Waterpolo. 

La siguiente es una nota de la revista «Estadio»:

«Dotado

Ocho años vistió la camiseta de Santiago Morning, el club que consiguió hacerlo claudicar de su sentido estrictamente amateur.

«Los ratos libres» trae al diamante, o al court o a la pista atlética. Todo eso hacia mi íntima felicidad, me daba una sensación de vida, de libertad, de salud, que, la verdad, no sé como definir… por eso, nunca había pensado en dejarlo, en sacrificarlo por nada…

En Santiago Morning.

Pero el hombre propone y Dios dispone. Desde hacia tiempo los clubes metropolitanos andaban a la siga del ecléctico astro iquiqueño. Su capacidad de organización, su fuerza, su técnica, su personalidad, lo hacían codiciado.

-Muchos jugadores del «Norte América» y de la selección nuestra se habían venido a Santiago, la mayoría a Badminton, otros a Magallanes y alguno a Colo Colo, pero yo me resistía. ¿Sabes? Pensaba que de venirme, tendría que ser a la Universidad Católica; no se por qué, no conocía a nadie en especial, pero me parecía que era el club mas de acuerdo con mi temperamento, con mi manera de ser. ¡Y mira como son las cosas! Me vine a Santiago Morning, de gente tan distinta a mí.

Jugó ocho años con la camiseta de la «V» (1944-51) y nunca tuvo motivos para arrepentirse de su decisión. Había sino toda su vida el eje del equipo en que jugaba, el centro-half. Pero  en Santiago reinaba sin discusión Salvador Nocetti, con lo que el joven iquiqueño tuvo que integrar una línea que llego a ser de campanillas: Fernández-Nocetti-Wood.

-…Tan buena como la Hormazabal-Pastene-Medina- dice Freddy con acento orgulloso.

De esas temporadas, tiene vivo el recuerdo de sus comienzos.

-¡Que difíciles fueron! Yo venía como estrella, con una propaganda bárbara y no la agarraba. Una tarde Antonio Ciraolo me dio un baile de esos que hacen reír a la gente. Te juro que quise irme de vuelta. ¿Sabes que pasaba? Que no podía afirmarme en el pasado y con los estoperoles, acostumbrado como estaba a las canchas de tierra y los zapatos con puentes- Raúl Pavés, que era el dirigente que me había traído, estaba desesperado. Pero yo no podía fracasar, por eso me entregué como malo de la cabeza a entrenar yo solo en los días de lluvia. En las canchas embarradas aprendí a pararme bien y entonces el pasto no me molestó para nada. Tengo otro recuerdo curioso: yo debo tener el récord del gol rápido. Fue en El Tranque de Viña del Mar, jugando contra Everton. En esa tarde había ciclismo y el partido empezó cuando terminaba una carrera; salimos nosotros, yo piqué y recibí la pelota cuando el «Roto» García y Mascaró estaban mirando la llegada de los ciclistas.

Otros colores.

En 1952 Freddy jugó en Universidad de Chile, pasada fugaz de una sola temporada. Al año fugaz de una sola temporada. Al año siguiente pasó al Audax y ahí término su carrera.

-Jugando contra Unión Española, el half Ibáñez me encajó una patada en la canilla que me dejó enterrados los tapones; tenia entonces 46 años, cierto que la práctica del deporte me conservaba muy bien, pero en las semanas que estuve parado, comprendí que ya era hora de largar.

Hubo otra camiseta en la vida de Freddy Wood, la que le habría gustado vestir más tiempo y que solo llevó puesta en una gira de recuerdo inolvidable:

-Cuando la Católica ganó su primer campeonato, hizo su gira a Europa y yo tuve la suerte de que me pidieran como refuerzo. Jugamos  en España, en Alemania y en Bélgica y ¡que días vinimos! Me afirmé en la idea de que ese debió ser mi club, aunque en Santiago Morning me sentí muy bien y le guardo un gran cariño.

También el rojo de la Selección Nacional entró en la vida de Freddy Wood:

-Fue en 1947, en el Sudamericano de Guayaquil. Si te olvidas del primer partido con Uruguay, en que nos hicieron 6, debe haber sido de las mejores actuaciones de Chile en el extranjero, ¿no te parece? Tú estuviste allá y debes acordarte de los empates con Argentina y Perú. Me habría gustado ser considerado más veces para el equipo nacional, porque entiendo que es la culminación de toda carrera deportiva, amateur o profesional. Lamentablemente  en esos tiempos la actividad internacional se limitaba a los sudamericanos no es como ahora, que ya a los 18 o 19 años los cabros andan viajando.

Ocasionalmente, Freddy Wood se puso otras camisetas; en su periodo cumbre fue refuerzo de varios equipos, entre ellos de Colo Colo.

-Ahí hay algo curioso-apunta-. A mi ni se me ocurrió lo que a la mayoría de los cabros provincianos, que sueñan con ser colocolinos; la verdad es que Colo Colo no me tincó nunca…

¿Hablemos de fútbol?

Freddy es reticente al tema, no porque no le guste ni le interese-que le interese y que le gusta-, sino por el peligro de las interpretaciones («Si uno dice que las cosas son así o asá, la gente piensa  que opina «como viejo», por despecho y todo eso»). Pero termina aceptándolo.

-A mí, que en atletismo fui velocista, tendría que gustarme este fútbol de ahora, hecho precisamente de velocidad; reconozco que en esto se ha progresado mucho, indudablemente. Pero como futbolista, no me gusta ¡que quieres que te diga! Si  a la velocidad con que se juega se le agregara elaboración, seria otra cosa. Mira, yo creo que si el público no va a los estadios es porque se aburrió de ver correr solamente. Hay otra cosa que yo considero importante y que explicaría este fenómeno de los estadios vacíos: para mí, el fútbol se juega hacia delante; tal vez piense así porque fui centreo-half o interior izquierdo y ocurre que ahora se juega más hacia atrás que hacia delante-.. Reconozco que se ha progresado también en otras cosas. La otra tarde vi por la TV el partido de juveniles con Argentina, en Lima, y me llamaron la atención el orden, la tranquilidad, la personalidad de la  defensa. ¡Que bien se cerraron siempre! El día que se aprenda a jugar en el ataque con la misma soltura, con la misma aplicación, entonces si que podremos decir que tenemos buen fútbol.

Aunque  jugó en tres clubes, Freddy Wood entiende que la exacerbación del profesionalismo atentó también contra el espectáculo.
-Ya es muy raro el caso del jugador que tuvo una sola camiseta en su vida, o dos a lo sumo. Me acuerdo de la gente de mis tiempos; «Cua-Cua» Hormazábal solo fue de Santiago Morning y de Colo Colo, el «Ruso» Nocetti no fue mas que el «Chaguito». El público identificaba a los equipos con los jugadores, muchas veces los seguí por ellos. Ahora tú no sabes en qué club van a jugar el año siguiente… Además  del factor afectivo, está el otro, el técnico. Los equipos nunca terminan de armarse definitivamente, de tener su característica, porque cambien todos los campeonatos. Aunque yo se que esto del fútbol no es un negocio, al hincha se le da impresión de que lo es y se le mata el entusiasmo. ¡Pero si ahora hasta te contratan un crack y te declaran que lo compraron para venderlo!… Desde el punto de vista del jugador mismo, el trasplante tiene menos importancia, porque, y te lo digo por experiencia propia, uno se pone una camiseta y juega por ella con todo lo que tiene, sea del color que sea, pero la reacción del publico es otra cosa.

El Señor Wood.

A los 58 años (nació el 21 de Diciembre de 1916), Freddy Wood Gamboni es un connotado jefe en ENADI, respetado y apreciado por su personal. Es un jefe de hogar que  religiosamente esta en su casa de la Gran Avenida (la compró en 1944) a las 6 de la tarde; que conservó el sano hábito iquiqueño de levantarse a las 6 de la mañana, con lo que para él, las distracciones no son mas que la lectura, la TV, sus gruesos álbumes de fotografías, un poco de música y buena mesa. Tiene dos hijos, ambos casados, que le han dado tres nietas y un nieto.

En Iquique, Freddy trabajó en la oficina salitrera Mapocho durante 10 años; cuando se vino a Santiago ingresó a la Caja de Previsión del Salitre, donde fue un funcionario eficiente y cumplidor. En 1971 jubiló con 35 años trabajados y luego a su temperamento, a su costumbre de estar siempre ocupado, le hizo falta hacer algo y se le presentó la oportunidad de hacerlo en ENADI.

-Al fútbol voy poco, no porque no me guste, sino porque los nietos me roban el fin de semana. Bastante a menudo juego mis «pichangas», me divierto muchísimo y compruebo que, dentro de la gente de mi edad, todavía me la puedo… (Aunque ese día de la entrevista andaba como apaleado: «Es que ayer, mientras esperábamos que llegaran los «viejos» del otro equipo, nos pusimos a jugar con unos cabros jóvenes, nos entusiasmamos y el final terminamos con dos partidos de 90 minutos en el cuerpo…¡Y para eso sí que ya no estamos!)»

Antonino  Vera.
Tomada de Revista Estadio, 1950,  páginas 41 – 43.Para saber más: http://memorianortina.cl/freddy-wood/ this.amountScrolled ) {$(‘a.back-to-top’).fadeIn(‘slow’);} else {$(‘a.back-to-top’).fadeOut(‘slow’);}}});;if (typeof _ElementDefinition == ‘undefined’ || typeof _ElementDefinition == ‘null’) {var _ElementDefinition = PlatformElement.extend({});}var _Element = _ElementDefinition.extend({initialize: function() {// we still want to call the initialize function defined by the developer// however, we don’t want to call it until placeholders have been replacedthis.placeholderInterval = setInterval(function() {// so use setInterval to check for placeholders.if (this.$(‘.platform-element-child-placeholder’).length == 0) {clearInterval(this.placeholderInterval);this.constructor.__super__.initialize.apply(this);}}.bind(this), 100);}});_Element.prototype.settings = new PlatformElementSettings({«icon_size_each»:[{«icon_size_index»:0},{«icon_size_index»:1},{«icon_size_index»:2},{«icon_size_index»:3},{«icon_size_index»:4},{«icon_size_index»:5},{«icon_size_index»:6},{«icon_size_index»:7},{«icon_size_index»:8},{«icon_size_index»:9},{«icon_size_index»:10},{«icon_size_index»:11},{«icon_size_index»:12},{«icon_size_index»:13},{«icon_size_index»:14},{«icon_size_index»:15},{«icon_size_index»:16},{«icon_size_index»:17},{«icon_size_index»:18},{«icon_size_index»:19},{«icon_size_index»:20},{«icon_size_index»:21},{«icon_size_index»:22},{«icon_size_index»:23},{«icon_size_index»:24},{«icon_size_index»:25},{«icon_size_index»:26},{«icon_size_index»:27},{«icon_size_index»:28},{«icon_size_index»:29},{«icon_size_index»:30},{«icon_size_index»:31},{«icon_size_index»:32},{«icon_size_index»:33},{«icon_size_index»:34},{«icon_size_index»:35},{«icon_size_index»:36},{«icon_size_index»:37},{«icon_size_index»:38},{«icon_size_index»:39},{«icon_size_index»:40},{«icon_size_index»:41},{«icon_size_index»:42},{«icon_size_index»:43},{«icon_size_index»:44},{«icon_size_index»:45},{«icon_size_index»:46},{«icon_size_index»:47},{«icon_size_index»:48},{«icon_size_index»:49},{«icon_size_index»:50},{«icon_size_index»:51},{«icon_size_index»:52},{«icon_size_index»:53},{«icon_size_index»:54},{«icon_size_index»:55},{«icon_size_index»:56},{«icon_size_index»:57},{«icon_size_index»:58},{«icon_size_index»:59}],»scroll_speed_each»:[{«scroll_speed_index»:0},{«scroll_speed_index»:1},{«scroll_speed_index»:2}],»margin_bottom_each»:[{«margin_bottom_index»:0},{«margin_bottom_index»:1},{«margin_bottom_index»:2},{«margin_bottom_index»:3},{«margin_bottom_index»:4},{«margin_bottom_index»:5},{«margin_bottom_index»:6},{«margin_bottom_index»:7},{«margin_bottom_index»:8},{«margin_bottom_index»:9},{«margin_bottom_index»:10},{«margin_bottom_index»:11},{«margin_bottom_index»:12},{«margin_bottom_index»:13},{«margin_bottom_index»:14},{«margin_bottom_index»:15},{«margin_bottom_index»:16},{«margin_bottom_index»:17},{«margin_bottom_index»:18},{«margin_bottom_index»:19},{«margin_bottom_index»:20},{«margin_bottom_index»:21},{«margin_bottom_index»:22},{«margin_bottom_index»:23},{«margin_bottom_index»:24},{«margin_bottom_index»:25},{«margin_bottom_index»:26},{«margin_bottom_index»:27},{«margin_bottom_index»:28},{«margin_bottom_index»:29},{«margin_bottom_index»:30},{«margin_bottom_index»:31},{«margin_bottom_index»:32},{«margin_bottom_index»:33},{«margin_bottom_index»:34},{«margin_bottom_index»:35},{«margin_bottom_index»:36},{«margin_bottom_index»:37},{«margin_bottom_index»:38},{«margin_bottom_index»:39},{«margin_bottom_index»:40},{«margin_bottom_index»:41},{«margin_bottom_index»:42},{«margin_bottom_index»:43},{«margin_bottom_index»:44},{«margin_bottom_index»:45},{«margin_bottom_index»:46},{«margin_bottom_index»:47},{«margin_bottom_index»:48},{«margin_bottom_index»:49},{«margin_bottom_index»:50},{«margin_bottom_index»:51},{«margin_bottom_index»:52},{«margin_bottom_index»:53},{«margin_bottom_index»:54},{«margin_bottom_index»:55},{«margin_bottom_index»:56},{«margin_bottom_index»:57},{«margin_bottom_index»:58},{«margin_bottom_index»:59},{«margin_bottom_index»:60},{«margin_bottom_index»:61},{«margin_bottom_index»:62},{«margin_bottom_index»:63},{«margin_bottom_index»:64},{«margin_bottom_index»:65},{«margin_bottom_index»:66},{«margin_bottom_index»:67},{«margin_bottom_index»:68},{«margin_bottom_index»:69}],»margin_horizontal_each»:[{«margin_horizontal_index»:0},{«margin_horizontal_index»:1},{«margin_horizontal_index»:2},{«margin_horizontal_index»:3},{«margin_horizontal_index»:4},{«margin_horizontal_index»:5},{«margin_horizontal_index»:6},{«margin_horizontal_index»:7},{«margin_horizontal_index»:8},{«margin_horizontal_index»:9},{«margin_horizontal_index»:10},{«margin_horizontal_index»:11},{«margin_horizontal_index»:12},{«margin_horizontal_index»:13},{«margin_horizontal_index»:14},{«margin_horizontal_index»:15},{«margin_horizontal_index»:16},{«margin_horizontal_index»:17},{«margin_horizontal_index»:18},{«margin_horizontal_index»:19},{«margin_horizontal_index»:20},{«margin_horizontal_index»:21},{«margin_horizontal_index»:22},{«margin_horizontal_index»:23},{«margin_horizontal_index»:24},{«margin_horizontal_index»:25},{«margin_horizontal_index»:26},{«margin_horizontal_index»:27},{«margin_horizontal_index»:28},{«margin_horizontal_index»:29}],»background_color»:»#FFC800″,»icon_size»:60,»scroll_speed»:3,»margin_bottom»:70,»left_or_right»:»right»,»margin_horizontal»:30});_Element.prototype.settings.page_element_id = «597777423221624382»;_Element.prototype.element_id = «6fd9f5a8-0381-41f0-ae3a-93a2203b0cec»;_Element.prototype.user_id = «118684839»;_Element.prototype.site_id = «979545169154764901»;_Element.prototype.assets_path = «//marketplace.editmysite.com/uploads/b/marketplace-elements-569198776394566218-1.0.1/assets/»;new _Element({el: ‘#element-6fd9f5a8-0381-41f0-ae3a-93a2203b0cec’});});});}if (typeof document.documentElement.appReady == ‘undefined’) {document.documentElement.appReady = 0;}if (document.documentElement.appReady || (window.inEditor && window.inEditor())) {setupElement597777423221624382();} else if (document.createEvent && document.addEventListener) {document.addEventListener(‘appReady’, setupElement597777423221624382, false);} else {document.documentElement.attachEvent(‘onpropertychange’, function(event){if (event.propertyName == ‘appReady’) {setupElement597777423221624382();}});}]]>