Incendio del 10 de Marzo de 1883


Destruyó una parte importante de la ciudad. Se quemó el templo y el olor a cenizas ha cubierto a toda la ciudad. El cronista de la época dice al respecto:

Desde entonces esta tierra conquistada por la sangre de los valerosos defensores de la honra nacional se halla en peor condición que una ciudad pagana, i el héroe cuyas caras cenizas guardaba el antiguo templo se halla depositado en el sótano de una casa de comercio” (26 de junio de 1883. Camilo Ortúzar, citado por Lamagdelaine, 1974: 8).