Gilberto Rojas

Músico, Compositor.

1916-1983

Nació en Oruro y nos regaló el Vals a Iquique. En el lado B del mismo disco Linda Piqueñita. Ambos en un vinilo de 45 rpm.

En los años 60, se le hizo una manifestación en la Plaza Condell. El vals a Iquique era una ofrenda que un «afuerino», igual como lo fue Santiago Polanco Nuño, le obsequiaba a esta ciudad de noches largas e imborrables: “la Avenida Balmaceda señorial, en la vida nada hay que mortifique, el recuerdo de tu cielo angelical”.

No en vano, el puerto les había abierto el corazón de par en par: “¡Oh ciudad hospitalaria no desmayes en tu noble y cotidiano palpitar! …”. Es el Iquique iluminado por el sol de marinos, y es también, flor de pasión. Es la tierra que el boliviano percibe  como tierra divina, la que se lleva dentro del corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.