A los héroes de Iquique

El sol con sus rayos anuncia la mañana

De firme sobre el puerto le viene a iluminar…

La nave tan querida despierta siempre ufana,

Sonriendo en sus costados los besos de la mar.

Audaz dominadora sobre enemiga rada,

Emblema inmaculado de inmaculado honor.

Tendida a todo viento, soberbia y descuidada,

Flamea su bandera de hermoso tricolor.

Los iris matutinos, su púrpura y su gualda

Le ofrecen orgullosos con rica profusión,

Porque la nave aquélla se llama “La esmeralda”

Y esa bandera hermosa, de Chile es el pendón.

Luis Rodríguez Velasco

Poeta y político

(1838-1919).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.