​Fermín Méndez


Imagen «El cacique Méndez piensa retirarse de la vida pública»
7 de julio 1928 – 12 de enero 2016

Patricio Sobrevilla Ch. / psobrevilla@estrellaiquique.cl

La voz cancina del cacique de Tarapacá, Fermín Méndez, anticipa el retiro de quien ha liderado el Comité de Reconstrucción de este pueblo que ha sido azotado por incendios y terremotos. A sus 77 años de edad, este administrador de los bienes del Obispado de Iquique en la localidad sostiene que su cuerpo no le permite encabezar las mismas cruzadas que le llevaron en antaño a levantar con sus manos el adobe destruido por diferentes siniestros.

En el recuerdo quedarán las jornadas en que Fermín Méndez y su esposa Gladys Albarracín, bailaban Cachimbo bajo el implacable sol de la pampa.

Pero el cacique no quiere dejar sus labores antes de ver el templo reconstruido y entregar a San Lorenzo la posibilidad de recibir a sus peregrinos al interior de la iglesia. Durante la Misa del Alba, el cacique, ornamentado con su túnica blanca, participó activamente de la misa junto a su esposa, pero manifestó no saber si es éste el último oficio religioso en que participa.

Sus manos arrugadas muestran el trabajo cumplido por Tarapacá, sus ojos siempre evocan un pasado que no estuvo exento de adversidades y sus palabras adelantan un inminente retiro.

– ¿Tenía la esperanza que este año podrían celebrar con el templo reconstruido?
– Sí. Teníamos esa esperanza, pero ahora contamos con la seguridad que el próximo año lo tendremos terminado; nuevo y con su misma estructura. Pero con distinto material y eso nos alegra. San Lorenzo ha sido así; comenzaremos de cero como lo fue en el incendio y ahora en el terremoto del año pasado.

– ¿Por qué cree que no se reconstruyó el templo si ha pasado más de un año desde el terremoto?
– Desgraciadamente los estudios técnicos han demorado; pero también quiero destacar el aporte de la minera Collahuasi que confirmó su ayuda en esta festividad.

Nuevos dirigentes

Fermín Méndez, emplazó a nuevos dirigentes de Tarapacá para que encabecen en el futuro las labores sociales que desarrolla en la localidad distante 102 kilómetros al noreste de Iquique, ya que este cacique no cuenta con la fuerza que antaño que lo motivó a liderar cruzadas de reconstrucción del poblado.

– ¿Cómo se siente para continuar con su tarea en el poblado?
– He cumplido como dirigente de la fiesta de San Lorenzo cerca de 50 años, entonces lógicamente tienen que aparecer nuevas personas para dirigir esta festividad.

– ¿Está hablando de un retiro cercano?
– Claro. Poco a poco los dirigentes antiguos estamos descansando y acogiéndonos a un retiro en forma paulatina. Estoy pronto a cumplir 78 años y ya es una edad en la que no puedo seguir físicamente cumpliendo con las mismas labores que desarrollaba antes.

-¿Cómo enfrentó el desastre que se registró el 13 de junio de 2005 en Tarapacá?
– Fue un momento de muerte, porque la iglesia, San Lorenzo y el pueblo era todo para nosotros. Es algo que no podría volver a superar, porque en cosa de minutos todo estaba en el piso. No sólo cayó la iglesia sino que también el pueblo entero y aún se mantienen los escombros y sólo en este momento hay recuerdos de lo que era. Nosotros como pobladores también tenemos que poner nuestro grano de arena para que el poblado vuelva a ser lo que era.Fuente:
Patricio Sobrevilla Ch. / psobrevilla@estrellaiquique.cl
La Estrella de Iquique del 13 de agosto de 2006.